Kayaks de aguas bravas

¿Qué es el descenso de aguas bravas?

Se trata de una disciplina del piragüismo que consiste en realizar un recorrido de longitud variable por un río o canal con tu piragua de aguas bravas paleando los distintos rápidos que pueden incluir saltos a la vez que sorteamos rebufos, sifones, drosajes y otras formaciones potencialmente peligrosas para el kayaker. Es un deporte en el que la técnica y la condición física son los factores determinantes a la hora de superar o no un rápido o paso determinado.

¿Qué dificultad tienen los ríos de aguas bravas?

Los ríos de aguas bravas están clasificados principalmente en seis grados, desde el grado I que no tiene prácticamente corriente ni dificultad hasta clase VI que son pasos o secciones de gran dificultad y peligrosidad que normalmente solamente se pueden descender en unas condiciones determinadas y normalmente por piragüistas profesionales. En el piragüismo de aguas bravas o whitewater kayak (en inglés) se da la circunstancia que a mayor grado del río o paso, mayor peligrosidad. Existen algunas pasos en los ríos que denominados infranqueables que no pueden ser descendidos en piragua bajo ninguna circunstancia y nos toca portear, normalmente por la orilla. Los pasos de los ríos o rápidos tienen nombres ocurrentes como Calentator en el río Ara, Cagarro en el Mijares o Purgatorio en el río Cabriel.

¿Cómo son los kayaks de aguas bravas?

Los kayaks de aguas bravas son cerrados y siempre se llevan con un cubrebañeras de neopreno (preferiblemente) o nylon, ya que esto evita que entre el agua dentro de la piragua, al descender los rápidos o cuando volcamos. Se caracterizan principalmente por ser un tipo de kayak con una longitud corta, normalmente por debajo de los 3 metros, el barco se reduce con respecto a las piraguas de otras disciplinas para obtener una mayor maniobrabilidad y rapidez en los giros y de ese modo poder descender los ríos de aguas bravas dónde necesitamos poder reaccionar con velocidad y precisión.

 

Los modelos cerrados pueden ser algo más inestables que los sit-on-top pero tienen muchas otras ventajas; maniobrabilidad, seguridad (al llevar las piernas dentro), protegen del frío.

 

El tamaño del kayak depende mucho del peso del kayaker ya que en los kayaks de aguas bravas suelen haber varias tallas para un mismo modelo fijándonos principalmente en el volumen de la embarcación, normalmente a más volumen más seguridad. Para aquellos que acabáis de empezar os recomendamos kayaks con un volumen de más de 200 litros, suelen ser un poco más grandes y seguros permitiendo un progreso perfecto al practicar kayaking.

¿Qué equipamiento necesito para el descenso de aguas bravas?

Al ser kayaks cerrados es obligatorio el uso de un cubrebañeras para cerrar la bañera y que no nos entre agua al descender los rápidos. Otro elemento indispensable sería el casco para proteger nuestra cabeza de un posible golpe en caso de vuelco.

 

Para protegernos del frío y el viento llevaremos un anorak de piragüismo a ser posible con cintura doble para poder combinar con el cubrebañeras y que el conjunto sea lo más estanco posible. Debajo del anorak llevaremos es una buena camiseta térmica o un peto, que conserve el calor corporal y resulte cómoda al kayakista.

 

El chaleco salvavidas debe proporcinarte flotabilidad en caso de nadada, protección frente a los impactos y permitirte llevar cierto equipamiento de seguridad como navaja o cuchillo, algún mosquetón y polea e incluso el móvil dentro de una funda estanca, para ello debe tener bolsillos. Los hay con arnés de seguridad que sirve para acoplarle sistemas de remolque y poder soltarlos rápido en caso de peligro para el piragüista.

 

Por último protegeremos nuestros pies del frío y las piedras con unos escarpines de neopreno. La suela de los escarpines debe ser acorde con los ríos que desciendas, a mayor dificulta solemos llevar una suela más gruesa y el tobillo va más protegido.

Más
Mostrar1 - 14de14productos.