Formas de los cascos en las piraguas

Antes de elegir  un un asiento, cubrebañeras, sistema de pedales, puentes, gomas, tambuchos y un montón de accesorios útiles para nuestro kayak, tenemos que escoger la forma del casco que mejor se adapta a nuestro tipo de piragüismo.

La forma del casco de un kayak es fundamental para saber cómo se comportará en el agua. Si te fijas en las distintos formas de las piraguas verás que no hay dos exactamente iguales. Seguramente algunas parecerán muy similares pero la forma de los cascos puede variar significativamente, y hay una buena razón para estas diferencias.

Cada marca tiene un estilo único a la hora de diseñar los kayaks, la forma se adapta para para conseguir un comportamiento específico en el agua. Un ejemplo obvio sería comparar un casco enfocado a las aguas bravas (normalmente corto, de cantos redondeados y curvado en la parte inferior) con el casco de un kayak de mar (de mayor longitud, más afilado y con la parte inferior más plana). Es obvio comentar que estos kayaks se han diseñado para cosas distintas, y probablemente podrás adivinar algunas de las razones detrás de esos diseños.


¡Las formas de los cascos en los kayaks pueden variar significativamente y hay una razón para ello!

Formas de los cascos

Podemos establecer cuatro tipos que serían los más comunes; redondeado, en forma de V, planos y en forma de túnel o acanalados. Puede que los hayas oído nombrar con otros nombres pero estos serían las formas básicas usualmente reconocidas.

Cascos redondeados

Como su nombre indica estos cascos tienen los cantos redondeados confiriendo al kayak una forma de torpedo que se traduce en una mayor velocidad debido a una menor resistencia en el agua. Los cascos redondeados se utilizan principalmente en piraguas que necesitan una mayor maniobrabilidad y normalmente tienen una mejor estabilidad secundaria que primaria (ver explicación más abajo sobre los dos tipos de estabilidades).

Cascos en forma de V

Comparados con los cascos redondeados estos son más afilados. Con la parte inferior en forma de V, lo que les permite cortar mejor el agua al avanzar, haciéndolos más efectivos para mantener el rumbo en trazadas más rectas como ocurre en el kayak de mar. Estos cascos son considerados más rápidos y se consideran más inestables ya que ofrecen mayor estabilidad secundaria que primaria.

Cascos planos

Los cascos planos se utilizan en varias modalidades de piragüismo, desde los kayaks de playboating para jugar y hacer maniobras hasta los modelos enfocados a la pesca en kayak. Basándonos en características como la longitud, anchura y curvatura, los cascos planos nos ofrecen estabilidad y maniobrabilidad. Este tipo de cascos tienen una gran estabilidad primaria.

Cascos en forma de túnel

La característica principal que se busca en este tipo de cascos es la estabilidad. Los kayaks con este tipo de cascos combinan la estabilidad primaria de los cascos planos junto con la estabilidad secundaria de los redondeados, resultando de una excelente estabilidad resultante. Mantienen el rumbo de una forma adecuada pero no son especialmente rápidos.

Estabilidad primaria y secundaria

Además de la forma básica del casco también hemos de tener en cuenta la curvatura del mismo ya sea en los laterales (pantoque) o en la parte inferior y recorriendo longitudinalmente el barco, lo que se conoce como arrufo o rocker. Dichas curvaturas, o la falta de ellas, afectarán al rendimiento de la piragua, principalmente en cuanto a la estabilidad.

La estabilidad de las piraguas se divide en dos; primaria y secundaria. La estabilidad primaria se refiere a la que tiene el kayak cuando está parado en aguas quietas o tranquilas, mientras que la estabilidad secundaria hace referencia a la habilidad de la piragua de no volcar y mantener el equilibrio cuando está inclinada sobre uno de sus cantos, lo que es útil aguas movidas con mar agitado o aguas bravas. Piraguas con una excelente estabilidad primaria serían los modelos autovaciables, ya que al subirnos sobre los mismos en el agua se mantienen estables sin tener que aprender ningún tipo de equilibrio determinado.

A menudo los kayaks que disponen de una buena estabilidad en aguas movidas se vuelven más inestables en aguas tranquilas y viceversa ya que existe un balance entre ambas estabilidades. Una piragua con una excelente estabilidad primaria no puede disponer de una gran estabilidad secundaria.

Los fabricantes tienen en cuenta varios factores para encontrar el equilibrio perfecto entre las dos estabilidades dependiendo del tipo de navegación al que esté enfocado el kayak. Por ejemplo, un kayak diseñado para la pesca se diseñará teniendo que cuenta que tenga un buena estabilidad primaria para que sea estable mientras se pesca pero también con una buena estabilidad secundaria para comportarse bien cuando hay mala mar u olas.

Cantos o PANTOQUE

Esta zona del kayak es la que va desde la parte inferior y lateral del casco y sube hacia arriba confiriendo al kayak una forma más redondeada o rectangular. Un canto duro o afilado hace referencia a un ángulo mayor en el diseño, mientras un canto suave indica uno más progresivo y redondeado.

Los cantos más duros mantienen mejor el rumbo y ofrecen una mayor estabilidad primaria aunque también nos proporcionan una superficie más aplanada para navegar en aguas más movidas. Esta forma en los cantos es habitual en los kayaks para realizar trucos como son los de playboating también conocidos como rodeo en España. Por el contrario, los cantos más suaves nos proporcionan mayor estabilidad secundaria y son más rápidos.

Por supuesto estas dos diferenciaciones hacen referencia a los extremos, existiendo en el mercado una gran variedad de diseños que cabalgan entre ambos.

Rocker o arrufo

El rocker se conoce como la curvatura del casco que lo recorre longitudinalmente de popa a proa, se observa mirando el kayak desde el lateral. Un rocker o arrufo (curvatura) mayor se traduce en mayor maniobrabilidad y rapidez en los giros ya que la proa y la popa ejercen menor resistencia en el agua al estar elevadas. Por esta razón los cascos con mayor rocker son menos efectivos a la hora de mantener el rumbo.

De hecho, un kayak con el fondo más plano (sin rocker) mantendrá mejor el rumbo ya que la proa y la popa ejercen una resistencia mayor en el agua lo que evita que gire con facilidad. Al igual que sucede con los cantos, los kayaks pueden tener distintos ángulos de curvatura e incluso disponer solo de rocker en una parte del casco.

¿Eso es todo?

La simetría en el diseño, reparto del peso, materiales empleados, línea de flotabilidad y otras características son tenidas en cuenta por los fabricantes a la hora de diseñar nuestras piraguas. Conocer los conceptos básicos sobre la forma de los cascos te ayudará a elegir mejor el tipo que necesitas acorde con el tipo de piragüismo y lugar donde practiques.

Como siempre, si tienes cualquier comentario o pregunta que hacernos puedes compartirlos con otros piragüistas en los comentarios más abajo o escribirnos a través de la sección de contacto. Gracias por leernos y feliz paleada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *